Translate

martes, 12 de junio de 2012

tipos de violencia.

La violencia es “todo intento de imponer alguna conducta, forma de pensamiento o creencia y su manifestación puede ser psicológica, sutil o con golpes o cualquier forma de maltrato”, dice en entrevista Lilia Isabel González, asesora de equidad en la infancia y la juventud en la unidad Tina Modotti de Inmujeres del Distrito Federal.
Este concepto, agrega la especialista Isabel González, también “se aplica a las relaciones del noviazgo. Nos enamoramos y empezamos a construir una idea de amor basada en formas de maltrato bastantes sutiles. La violencia es un problema cultural. Vivimos en un contexto donde nos educan para resolver cualquier conflicto o diferencia de manera violenta. No aprendemos habilidades para comunicarnos, para resolver conflictos de una manera no violenta. Cuando llegamos a una relación de pareja la ponemos en práctica. Si no lo analizamos lo perpetuamos.
“La violencia en el noviazgo casi siempre esta oculta. Tenemos una idea deteriorada de lo que es el amor. Hay comportamientos que pudiéramos pensar que son normales, porque, decimos ‘ Así es el amor'. Estamos fijadas en formas de amor donde hay celos, posesiones, donde se expresa: ‘ Se hace lo que yo digo por que yo lo digo' . Incluso entre las mujeres cuando afirman: “Estoy dispuesta a hacer lo que sea por amor”, es una forma de amor de riesgo.
—¿Qué tipos de violencia hay en el noviazgo?
—Hay muchos tipos de microviolencia y micromachismos. Vamos hablar de algunos. La violencia física , que son golpes, el uso de cualquier instrumento que lastime el cuerpo de otra persona, y de pequeños pellizquitos, empujoncitos, y así, en bromita también empieza a haber violencia. La violencia psicológica que es toda forma de intimidar, descalificar de hacer sentir mal a la otra persona emocionalmente. Muchas veces la violencia psicológica no la podemos ver pero sí la podemos sentir a través de gestos, miradas, tonos de voz, pequeñas actitudes de comportamiento. Cuantas veces hemos estado en una relación de pareja en donde únicamente con miradas ya nos estamos imponiendo actitudes sin necesidad de hablar. Esa es una violencia psicológica, oculta.
La violencia verbal , a través del lenguaje, groserías, descalificaciones, humillaciones, gritos y también el lenguaje verbal que se utiliza en chistes en unas formas de lenguaje machista, misógino que encontramos en algunas frases folclóricas del pensamiento muy machista, por ejemplo en películas y canciones en boleros de amor. De violencia verbal hay muchas formas y literalmente la adquirimos al comprar la película o la canción que reproduce formas violentas.
La violencia sexual es cuando las personas antes se casaban firmaban el contrato matrimonial entonces la mujer o el hombre decían: ‘Como yo soy su esposa tengo que cumplir como mujer”. Y el hombre: ‘Como es mi esposa tiene que servirme cuando yo tenga ganas de tener relaciones sexuales'. Pensamos que tener relaciones sexuales en pareja era algo obligatorio, impuesto. Algunas mujeres casadas sufren violaciones en su propia cama.
“La violencia sexual se da en las relaciones de noviazgo cuando condicionamientos del amor: ‘Si no lo haces entonces ya no te quiero'. Tratar de manipular o controlar el cuerpo de la otra persona para mis deseos o satisfacción de mis necesidades. Los jóvenes tienen que ser libres de decidir si quieren o no tener relaciones sexuales. El problema de la violencia sexual es cuando tú rebasas los límites de tu pareja; al imponer y la pareja se siente obligada a hacerlo. Todo el tiempo hay que estar negociando: “¿Te gusta esto?”. “¿No te gusta esto?” “¿Quieres esto?” “¿No quieres esto?”, porque en pareja tenemos que satisfacer nuestras necesidades de cariño y nuestros deseos sexuales tienen que ser negociados, no impuestos.
“No es necesario tener relaciones sexuales cóitales para que haya violencia sexual, es suficiente con insinuarlo, hostigar, acosar a una persona, eso es ya violencia sexual. El problema de la violencia sexual es no respetar ese ‘no'.
—¿Cómo podemos darnos cuenta de una relación con violencia?
—Desde que tú te sientes mal, desvalorizada, lastimada, condicionada; si no te acepta tal y como eres y tu pareja quiere que seas otra persona, entonces algo anda mal. Y tú no tienes la culpa. Si hay celos, chantaje, gritos, insultos, por supuesto que hay violencia. La violencia no la podemos justificar. Hay varias chicas que comentan: “¡Ay!, es que le fue mal, pobrecito, se tiene que desquitar”. Estamos justificando la violencia de él. Nadie nos tiene que tratar mal por ninguna razón.
—¿Cuál es el tipo de violencia más común que se vive?
—La psicológica, porque no se ve y es la que más se promueve.
—¿Por qué se dan los celos?
—¡Los celos! Porque hemos aprendido que “Mi pareja es sólo para mí”. “Tiene que estar conmigo”. “S omos el uno para el otro”. “Es mi media naranja y la-la-la-la…”. Se dan los celos porque no nos vemos como personas, dependemos de alguien.
“A veces vemos a la pareja como objeto y cuando no respetamos su individualidad y la pensamos como una parte mía y vemos que esa parte mía tiene decisiones, gustos e intereses propios y se empieza a “salir del guacal”, decimos: “ ¡¿Qué está pasando?!” Y te empiezas a molestar si tu pareja tiene amigos, otras relaciones y actividades. Y esa sensación de apego, o de fusión tan intensa, te puede llegar a lastimar a ti, porque piensas que estas perdiendo el amor. Y reaccionas: todo el tiempo, la acosas preguntándole a dónde va, con quién, a qué hora. Buscas controlar su vida.
—¿Los celos pueden llevar a una persona a cometer un homicidio?
—Sí. Si son muy intensos, cuando te llenas de ira, coraje y se sale de control cierto tipo de impulsos. Se siente una fuerza muy grande y si no eres capaz de desarrollar una fuerza para que la otra persona este contigo o si piensas que esa persona te traicionó o que sin esa persona no puedes vivir, te aferras y, sí, puedes llegar a lastimarla mucho.


BIBIOLGRAFIA

AUTOR: Cynthia González de la Rosa y Nallely Zepeda Santiago

TITULO: Violencia en el noviazgo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada